domingo, 24 de agosto de 2008

Madrugadas.......

Alguna vez recuerdo haber estado en ese lugar; era frío y calido al mismo tiempo. En él mi corazón componía sinfonías de emociones, recuerdo esa voz situada en la puerta, la que melodiosamente me despertaba como un sutil entremés matutino.

No cabían las palabras, no podía mi cuerpo ser tan grande como para hospedar tremendo sueño.

No hay comentarios: